Pobreza de plomerías

Para algunas familias, el principal problema no es poder pagar el agua. La barrera puede ser sencillamente conseguir agua.  Alrededor de 1.5 millones de estadounidenses—es decir 463,649 hogares, o 0.39 por ciento de todos ellos—viven con plomerías incompletas, definiéndose así a las que carecen por lo menos de agua fría o de agua caliente, un inodoro y una bañera o una ducha dentro de la casa.

Un estudio publicado en agosto de 2019 en los Anales de la Asociación Americana de Geógrafos presentó un listado con la escala de “pobreza de plomería” que indicaba un claro desajuste racial: los hogares de indios nativo americanos y de nativos de Alaska tenían 3.7 más probabilidades de tener plomerías incompletas, y tanto las poblaciones afroamericanas como las hispanas tenían mayor porcentaje de plomerías incompletas.

“Es posible que el porcentaje sea pequeño, pero medio millón de hogares es una cifra grande”, dice Shiloh Deitz, investigador de la Universidad de Oregón y coautor del estudio. “Para mucha gente, es impactante”.

El problema subsiste en Colorado, especialmente en las zonas rurales del sudoeste del estado. Un estudio de 2007 publicado en Geoforum también encontró que las áreas montañosas tenían plomerías irregulares debido a “la lejanía, dificultades en la construcción, ocupación anual de viviendas de temporada y mínima verificación de códigos de plomería”.

Según información presentada por Deitz, Denver tiene la mayor cantidad de viviendas que sufren de “pobreza de plomerías” de todo Colorado. Eso se debe mayormente a la concentración de parques de casas móviles; Deltz descubrió que las familias que vivían en parques para casas móviles tenían 127 más probabilidades de no tener plomería completa, sugiriendo que “casi todos” con pobreza de plomerías estaban en esa situación. (Los inquilinos que tenían plomerías incompletas también superaban de lejos el promedio nacional.)

El Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado (CDPHE, por sus siglas en inglés) es responsable de la infraestructura hídrica solamente hasta el punto del medidor, y se ocupa de las cañerías de las casas cuando se trata de agua peligrosa, lo que significa que la pobreza de plomerías se considera fuera del ámbito de la agencia.

“Cuando hablamos de equidad, lo que queremos es asegurar que toda la gente del estado tenga acceso a agua potable segura”, dice MaryAnn Nason, gerente de comunicaciones de CDPHE.