Agua difícil: En estos vecindarios de metro, pocos beben agua del grifo. ¿Será posible recuperar el agua potable y la confianza?

Read in English

 

zonas de sacrificio

El hermano de Armando, Beto, dice que hay pocas esperanzas en la comunidad de que el agua del grifo sea potable.

“Volver al agua del grifo creemos que es arriesgado”, dijo Beto. “Nos han dicho que es bueno. Nos han dicho que es malo. Esperamos que lo que sucedió en Jackson, Mississippi, no suceda aquí”, refiriéndose a los problemas de décadas con el sistema de agua de Jackson que finalmente se derrumbó a principios de este año después de que se inundara por las aguas de la inundación.

Patricia Ferrero encabeza Protégete, una iniciativa de justicia ambiental ubicada dentro de Conservation Colorado.

“Honestamente, todo se reduce a la confianza”, dijo Ferrero. “No sé si hay algo que restablezca la confianza con estas comunidades. La industria está tan cerca de casa. Hay demasiada evidencia de que es una zona de sacrificio.”

Cultivando, otro grupo de justicia ambiental que se enfoca en Commerce City, lanzó recientemente un programa de prueba de agua del grifo financiado por la Universidad de Denver. Ha inscrito a 30 propietarios de viviendas en la zona, que han accedido a permitir que miembros de la comunidad especialmente capacitados entren en sus hogares y recolecten muestras de agua para analizarlas de forma privada. Estos residentes obtienen el agua de varias fuentes, incluidas algunas de pozos privados.

Los residentes de Commerce City y el condado de Adams se reúnen en Our Lady Mother of the Church (Nuestra Señora Madre de la Iglesia) en octubre para aprender sobre las pruebas de agua privadas que ofrece el grupo de justicia ambiental Cultivando y son financiadas por la Universidad de Denver. Crédito: Jerd Smith, Fresh Water News

Una vez que se obtengan los resultados, los activistas considerarán los próximos pasos que se deben tomar. Esto podría significar impulsar un mejor tratamiento del agua o nuevas tuberías interiores o, si los resultados confirman que el agua es, de hecho, segura para beber, ver cómo pueden trabajar junto con el departamento de salud estatal y los proveedores de agua para tranquilizar a los residentes sobre este punto. De esta manera, los organizadores comunitarios esperan comenzar a reconstruir la confianza sobre el agua local junto con las agencias gubernamentales y las empresas de agua encargadas de proteger su agua y su salud.

Mike Wireman, ex especialista nacional en aguas subterráneas de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU., dirige el programa de pruebas de Commerce City para Cultivando.

“Hace tiempo que escuchamos de los residentes que viven en partes de Commerce City que el agua sabe mal, huele mal y se siente mal. Las bacterias pueden causar eso. Sabemos que tienen un problema, pero no creo que esté relacionado con el agua que sale de la planta de tratamiento de Commerce City. Pasa en algún lugar entre la planta de tratamiento de agua y las casas”, dijo Wireman.

El problema puede estar dentro de estas casas antiguas. “Las casas que se construyeron no se construyeron con los mejores materiales. No eran casas de $500,000. Fueron construidos para acomodar a los trabajadores industriales”, dijo.

Además de los activistas vecinales, los legisladores también han tomado nota. En 2021, a pedido de los legisladores, el Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado creó un grupo de trabajo de acción por la justicia ambiental en un esfuerzo por forjar mejores relaciones con las comunidades cuya calidad del agua se ha visto perjudicada por la contaminación industrial.

“Nos tomamos estos problemas de manera seria” dijo Nicole Rowan, jefa de la División de Calidad del Agua de CDPHE

El estado también comenzó a trabajar con la Ciudad de Denver para supervisar la eliminación de PFAS de los suelos alrededor de la Academia de Capacitación contra Incendios de Denver en el condado de Adams. No está claro cuánto tiempo podría llevar la limpieza. Pero Rowan dijo que se han iniciado algunos trabajos de mitigación en el sitio.

Generaciones de desconfianza

Para el Distrito de Agua y Saneamiento de South Adams, el legado de contaminación es una poderosa constante cultural. El distrito ha construido dos plantas de tratamiento y está planeando una tercera para hacer frente a los problemas, que se derivan tanto de las actividades industriales como de los minerales naturales presentes en las aguas subterráneas.

El descubrimiento de PFAS en sus pozos de agua subterránea en 2018 agregó otro elemento importante a su larga lista de problemas industriales. El distrito cerró de inmediato los pozos que estaban demasiado contaminados para recuperarlos en ese momento, y comenzó a tratar agresivamente sus otros pozos, además de mezclarlos con agua limpia comprada en Denver, para cumplir con los estándares de seguridad federales de PFAS. Según su informe de confianza del consumidor de 2022, el distrito ha logrado cumplir con todos los estándares federales y estatales de calidad del agua.

El distrito ha gastado millones de dólares y tiene algunos de los equipos de prueba en el sitio más sofisticados del estado, si no del país, según Kipp Scott, gerente de SAWSD. Sus laboratorios de alta tecnología permiten que la empresa de servicios públicos analice su agua cruda y su agua tratada casi continuamente para garantizar que sea segura. Pero los nuevos estándares PFAS que están a punto de ser finalizados por el gobierno federal significarán que se debe hacer más.

Alan Frey, analista de PFAS en el Distrito de Agua y Saneamiento de South Adams, verifica los niveles el 4 de noviembre en Commerce City. Crédito: Jerd Smith, Fresh Water News

Scott sigue profundamente preocupado de que la columna de contaminación que se desplaza desde la academia de bomberos hacia los pozos de su distrito no se detenga antes de que se acerque más. Mientras tanto, el distrito está gastando unos $8 millones al año para comprar suministros de agua superficial limpia de Denver Water para mezclarlos con los suyos, a fin de garantizar que pueda continuar entregando agua limpia hasta que se elimine la contaminación.

Igualmente angustiante es el escepticismo de la comunidad sobre los esfuerzos del distrito para entregarles agua limpia, dijo Scott.

“Ha sido una pesadilla de relaciones públicas”, dijo.

El distrito también está plagado de agua dura natural que daña las tuberías y puede causar erupciones en la piel y pérdida de cabello en algunas personas. El año pasado, el distrito construyó una planta de ablandamiento de agua de $60 millones que ahora entrega agua mucho más suave a los residentes.

Muchos de sus clientes aún no saben que el agua ha sido mejorada o no lo creen.

Theresa Friess, coordinadora de asuntos públicos de SAWSD, fue contratada para ayudar a educar e involucrar a los clientes.

“Ha sido una conversación difícil, en parte porque es difícil escuchar que nuestros clientes se sienten de esta manera”, dijo Friess. “Pero hemos tratado de aumentar nuestro alcance y también estamos teniendo más conservaciones con residentes que no hablan inglés.”

El distrito ha organizado recorridos y jornadas de puertas abiertas, y varios funcionarios gubernamentales se han reunido con los residentes y han bebido públicamente el agua que fluye de los grifos en un esfuerzo por demostrar que es segura.

Hasta la fecha, hay poca o ninguna creencia entre casi dos docenas de residentes en el norte de Denver, Commerce City y el condado de Adams no incorporado entrevistados por Fresh Water News de que el agua no los enfermará.

“Hemos estado bebiendo esta agua durante años”, dijo una mujer en una reunión convocada por Cultivando en Commerce City el mes pasado sobre el programa privado de análisis de agua del grifo. Hablando a través de un intérprete, dijo: “¿Creen que pueden venir aquí y tomar un trago de agua para convencernos de que es seguro? ¿Qué prueba eso?”

¿Sus tuberías están bien?

En los vecindarios de Elyria, Swansea y Globeville de Denver, Denver Water ha estado trabajando desde 2019 para reemplazar decenas de miles de tuberías de servicio de plomo para proteger a sus clientes de la contaminación por plomo. Las pruebas habían demostrado que el plomo se estaba filtrando de las tuberías al agua que llegaba al grifo. El trabajo continúa en toda la ciudad, incluidos vecindarios como Hilltop y Washington Park. Es más probable que las tuberías de servicio de plomo sean un problema para las casas construidas antes de 1951.

La agencia reemplazó las antiguas tuberías de servicio de plomo frente a la casa de Tony García en Elyria hace dos años.

García, un conocido historiador y director ejecutivo de Su Teatro, y otros en el vecindario están contentos con el proyecto de remediación. Algunos incluso beben el agua ahora. Pero todavía faltan casi 10 años para que se reemplacen todas las tuberías de servicio de plomo de la ciudad, incluso con una nueva subvención federal de infraestructura para acelerar el proceso.

Raymond Gallegos riega su césped en Elyria, en el norte de Denver. Gallegos, cuyas tuberías de servicio de agua han sido reemplazadas por Denver Water para ayudar a eliminar la contaminación por plomo, dijo que ahora confía en el agua. Crédito: Jerd Smith, Fresh Water News

García todavía usa filtros provistos por Denver Water, y la empresa de servicios públicos aún analiza su agua periódicamente. El portavoz de Denver Water, Todd Hartman, dijo que las pruebas en curso son parte de su programa de monitoreo de plomo. Para muchas de estas casas antiguas, el agua aún puede contener plomo, que no se filtra de las tuberías principales de suministro, que no contienen plomo, ni de las tuberías de servicio propiedad del cliente que Denver Water está reemplazando, sino de los sistemas de plomería envejecidos dentro de las mismas casas. Ninguna cantidad de plomo es segura para beber.

García no bebe el agua del grifo y no tiene planes de hacerlo. Si es necesario reemplazar las tuberías de su casa, dijo, tendrá que hacerlo el próximo propietario u otra persona.

Rowan de CDPHE dijo que su agencia está investigando si los propietarios de viviendas podrían acceder a parte del dinero de su subvención para usarlo en el reemplazo de tuberías en el hogar, pero aún no está claro si eso es posible.

Lo que ha soportado el vecindario, no solo con la contaminación por plomo sino también con la contaminación del aire y del agua subterránea, “no sería tolerado en otras comunidades”, dijo García.

Además del riesgo continuo para la salud pública, el costo es una preocupación importante para los residentes y los distritos de agua y las agencias estatales encargadas de mantener el agua segura.

En una mañana de viernes reciente, el estudiante de cocina Paul Tyrell está llenando varias de las omnipresentes jarras azul pálido de cinco galones en una estación de agua privada en Commerce City. Su pareja embarazada se sienta en el asiento delantero mientras él saca los garrafones vacíos del asiento trasero, las llena en la estación de agua y las arrastra hasta el automóvil.

Paul Tyrell, residente de Commerce City, llena los garrafones de agua de su familia aquí todas las semanas porque él y su esposa dicen que el agua en su apartamento los enferma. Crédito: Jerd Smith, Fresh Water News

Aquí cinco galones de agua cuestan $1.50 o $.30 centavos el galón. Tyrell llenará todos sus contenedores una vez a la semana, a un costo de $7 a $10. Si pudiera usar el agua del grifo de su apartamento de SACWD, le costaría menos de 5 centavos por galón. El distrito cobra $5.24 por los primeros 12,000 galones usados.

“Ojalá tuviéramos mejor agua”, dijo Tyrell. “No usamos el agua de nuestro departamento porque nos enferma.”

Quién paga

Denver Water aumentó las tarifas de agua residencial para ayudar a pagar su trabajo de remediación de plomo, además de emitir bonos y usar efectivo disponible para cubrir el costo total del proyecto de $168 millones. También se aprobó una subvención federal de infraestructura de $76 millones para ayudar a acelerar el trabajo.

En el condado de South Adams, el gobierno federal pagó por la planta principal de tratamiento de agua del distrito, completada en 1989, como parte de la limpieza Superfund en Rocky Mountain Arsenal.

Pero desde 2018, el distrito se ha visto obligado a usar su propio dinero y algunas subvenciones estatales para financiar el precio de $3 millones en nuevos procesos de tratamiento de agua junto con equipos de prueba relacionados con la contaminación por PFAS.

Los residentes están pagando un poco más de $4.50 al mes adicionales para cubrir el costo de la nueva planta de purificación de agua, pero Scott dice que el distrito no cree que deban pagar para cubrir el costo de la nueva planta de tratamiento de PFAS de $45 millones a $70. El distrito planea solicitar fondos federales de mejora de la infraestructura para lograrlo.

“Nuestros residentes no deberían tener que asumir este costo por el tratamiento adicional que tendremos que implementar. Pero la nueva planta será menos costosa que comprar agua de Denver a largo plazo.”

No son solo las facturas de agua las que son caras. Los vendedores a menudo se acercan a los residentes para sugerirles que el agua es tan insegura que necesitan comprar costosos sistemas de tratamiento y filtros para el hogar.

El supervisor de calidad del agua de South Adams, Kevin Pustulka, dijo que recientemente fue a una casa donde una mujer se estaba preparando para comprar un sistema de purificación doméstico de $20,000 que no necesitaba. “Por favor, no”, le dijo.

Su mensaje para todos los demás: “La próxima vez que alguien le ofrezca venderle un dispositivo de agua para el hogar, llámeme.”

Olga González espera que lo hagan. Ella es directora ejecutiva de Cultivando y ha visto a las personas en estas comunidades de North Metro luchar durante años. Que las cosas puedan estar cambiando es posible, dijo, pero su nivel de escepticismo sigue siendo alto.

“Los estamos viendo [el CDPHE y South Adams] preguntar qué necesitan nuestras comunidades y ser transparentes y explicar las cosas de una manera que los residentes puedan entender. Tengo la esperanza de que finalmente se escuche a los miembros de la comunidad. Hemos dejado muy claro que no queremos que estas agencias simplemente marquen las casillas y digan que han estado en contacto con la comunidad.”

Para los activistas de justicia ambiental sobre el terreno, después de años de luchar contra la contaminación industrial y la indiferencia institucional, están convencidos de que la manera de entregar agua potable segura y convencer a los residentes de que no los enfermará radica en reconstruir la confianza entre los residentes y el gobierno.

“Al final, no queremos ser a quienes acudan los residentes”, dijo González. “Queremos que acudan a las personas a las que les pagan para que los protejan, y cuiden su salud.”

Este proyecto fue posible, en parte, gracias a la financiación del Proyecto de Medios de Colorado.

Jerd Smith es editor de Fresh Water News. Puede comunicarse con ella al 720-398-6474, por correo electrónico a jerd@wateredco.org o a @jerd_smith.

Fresh Water News es una iniciativa de noticias independiente y no partidista de Water Education Colorado. WEco está financiado por múltiples donantes. Nuestra política editorial y la lista de donantes se pueden ver en wateredco.org.

Independent, non-partisan journalism costs money. Please support Fresh Water News by making a donation now.

Donate